En la ultima salida, me propuso Javier Rubio una hacer una grabación de la pesca del sargo en un pedrero. La idea me encantaba, no solo pescar un día más, sino que te filmen moviéndote por las rocas, clavando pescado o verte o enseñar como se disfruta de un escenario de pesca como lo es este.
La historia estaba en marcha, había que elegir la zona y el compañero no hacia falta, Dani por fin estaba libre, este hombre con tantos compromisos de ocio tenia el sargueo un poco abandonado pero a esta cita no podía faltar.
Quedamos muy prontito, hacia un frio intenso, pero aun así los 4 o 5 grados que había no nos iban a incomodar mucho, si lo hacia el viento noreste bastante fuerte que hacia muy molesta la pesca en las primeras horas.
la foto
Parecía que estaba un poco pasada la mar, pero en las dejadas en cuanto el corcho se mantenía un poco, se producía la picada. Hubo ratos que teníamos mucha actividad, sobre todo las dos ultimas horas de pleamar.
Tuve un gran picada y una lucha breve pero intensa hasta que rompió, una pena no poder ni verlo, tenia mucha fuerza ese pez. Esta escena la veremos en la tele.
la foto4
En la puesta de la parte superior, sacamos unos cuantos de buen tamaño, tampoco era sacar sin parar pero creo que si no llega a hacer ese viento hubiéramos clavado mucho más pescado, aun así eso nunca lo sabremos.
A media mañana, las puestas se quedaban muy pasadas por lo que buscamos en esta lastra una pesca un poco más cómoda y factible.
20131125_132022
la foto3
Es aquí donde conseguimos sacar unas cuantas piezas preciosas que nos hicieron disfrutar muchísimo. Picadas aisladas pero de gran calidad por el tamaño.
Toda la mañana pescando con langostinos, bajos de línea de 0,25 mm y 0,23 mm, tres o cuatro plomillos y anzuelos 2/0.
la foto2
Una vez terminado el reportaje, Javi cambio la cámara por la caña y como no, clavo un par de sargos para quitarse el gusanillo del día.
Quisiéramos agradecer a Javi, tanto Dani como yo, el esfuerzo por grabar en una mañana de tanto frio, aun así estaba preparado y forrado de ropa.
20131125_115521
Un día de pesca un tanto especial, ya que personalmente me hacia ilusión tener un reportaje de pesca con Dani, tantas y tantas historias que tenemos juntos pero esta vez, estará documentada de una manera diferente.
Esta fue la pesca conseguida
DSC01441
DSC01445

Hasta pronto….
Enlaces a esta entrada

 

DSC01430

En esta nueva salida de pesca a parte del escenario pesquero y las grandes olas, que no nos dejaban pescar ni 5 min seguidos, se unió el espectáculo de ver pasar miles de palomas hacia un tiroteo continuo que duro toda la mañana. Como bien digo, un espectáculo, porque era ver los bandos tocar tierra y escuchar sin parar los tiros de las escopetas. 

En esta ocasión me acompañaba Javi Rubio, pescador que conocí en Alaska. Por la proximidad, decidimos quedar para vernos y pasar un rato agradable con los sargos.

Tras ojear la zona, decidimos optar por un pesquero alto, nos daría tranquilidad para pescar aunque nunca te puedes fiar.

Con la serie en plena acción…

DSC01429

… en la dejada.

DSC01419

Con gran actividad desde los primeros lances, tras las series de olas que parecían interminables, conseguíamos rápidamente un buena picada o también clavar muy pequeños, en el poco rato que nos dejaba trabajar el corcho .

Javi con un buen sargo que le dio guerra y a su equipo de pesca aún más.

DSC01431

Tras sacar uno o varios entre serie y serie, macizaba la puesta ya que el barrido de las olas era tremendo, se quedaba perfecto para tirar el langostino y ver como nuestro corcho se hundía rápidamente.

Hubo momentos que nuestros corchos libraban las olas y con los bajos de línea bien plomados, también conseguimos buenas picadas.

DSC01426

La tónica de la mañana seguía en la misma línea, grandes trenes de olas, poco tiempo para la pesca y si te descuidabas te caían perdigones de los palomeros, esos si que tenían un frenesí de día.

Seguíamos sacando pescado pero apenas teníamos lances y si sacábamos algún sargo era más grande el anzuelo.

DSC01425

Dábamos por buena la mañana, tocaba limpiar el pescado y tomar un pintxo-pote en el bar mas cercano, que viendo que empeoraba el oleaje era lo mejor que podíamos hacer.

Hasta pronto….

DSC01440

Enlaces a esta entrada