He estado 10 días de vacaciones en Águilas, Murcia. Un lugar tranquilo para estar con la familia, descansar y pescar. Antes de ir, en blogs y foros, intente hablar con gente de la zona para conocer un poco que podía encontrarme. Quería información que pudiera ayudarme a afrontar las jornadas de pesca con alguna garantía.

En una tienda de pesca compré algunos black minnows 160 en tonos azules y naranja-amarillo con diferentes cabezas para tentar los fondos.

Comencé pescando un atardecer en zonas de roca en las que se podía andar perfectamente. Estoy acostumbrado a rocas resbaladizas y andurriales del norte y se agradece que las olas no te mojen, o no estar pendiente de los trenes de olas.

En esta primera toma de contacto, tan solo un espetón quiso alegrarme la tarde, nada más. Anochecía y ya estaba con ganas de volver.

DSC01787

Las siguientes jornadas pintaban de otra manera. Estaba en compañía de mi suegro y además tenia un aliciente muy grande, habíamos alquilado un barquito. Que ganas!!!

DSC01794

Bocata de jamón, el barquito y todo el día por delante. Un bote que no tenia sonda por lo que mi plan era curricán costero, hacer spinning desde el barco en zonas que me dieran al ojo, y jigging en algún lugar.

Nada más salir, líneas al agua y a menos de 50 metros del puerto el freno empezó a emitir música celestial. La primera picada ya estaba.

DSC01800

DSC01798

En la mañana tuvimos varias picadas sobre todo de espetones de pequeño tamaño. Más tarde conseguí una gran picada, empezó a tirar hacia abajo hasta que se enroco. Una pena, era un buen pez.

DSC01803

Los minnows funcionaban a la perfección con estos depredadores, aun así no teníamos grandes picadas.

Ya en la tarde, la cosa se animo, mientras navegábamos a unas dos millas de la costa observe actividad en superficie, pequeños bancos de peces se agitaban. Hicimos unas cuantas pasadas por la zona hasta que el freno de Juan se disparo. Pare el barco y observe la secuencia. Ver como ese pez sacaba trenzado de un 4000, y como llevaba esta situación tan poco habitual mi compañero de pesca.

DSC01807

No sabíamos que era, pero me podía imaginar que sería un túnido por la violencia de sus arrancadas. Teníamos otro inconveniente, no llevábamos sacadera así que una vez en superficie lo tenia que coger con la mano. Tras un buen rato con el y ver disfrutar a Juan, con un poco de habilidad y suerte lo metí en la barca. Una preciosa bacoreta!!!!

DSC01808

El primer día había acabado, disfrutando de la navegación, del entorno, del estado de la mar y del pescado que logramos sacar. Tocaba descansar un par de días y estar en la playita.

El segundo día que salimos la mar estaba como un plato, increíble. Se veía en el horizonte salir el sol, el calorcito, la luminosidad del día. En esta jornada con los black minnows en mi poder navegamos hasta cabo Cope pasando cerquita de la isla del Fraile.

Monte un black minnow 160 amarillo y naranja. Al segundo lance, zas picada. No pesaba mucho pero me hizo ilusión. No era un gran pargo, era una caballa la que había sucumbido a los encantos de este vinilo.

DSC01823

Sin sonda era imposible localizar algún punto que me diera alguna gran captura, por lo que desistí ante la ausencia de picadas. Tenia que enfocar la pesca mas cerca de costa buscando algún pez al acecho tras el paso de nuestro peces.

Había un punto que nos gusto mucho al que le apodamos “la zona cero”. Cada vez que pasábamos por allí algo nos picaba. Salían sobre todo espetones aunque dos peces que clavé los perdí, estaba seguro que espetones no eran.

Llegamos a dicha zona y paramos el barco, eran la 13:00. Sol y aguas muy claras. A los 5 minutos y tras unos lances, zasssss!!!!! tengo un ataque al vinilo y clavo, que ganassss!!!. Salía trenzado con velocidad, una lucha bonita. No sabia que podía ser, y ya la vi, una lubinaaa!!! y sin sacadera, como pude la cogí por la boca y al barco!!!.

DSC01832

DSC01836

Estábamos muy animados tras esta captura y más aún tratándose de una lubina pescada a la una del medio día. Este vinilo me va a dar sin duda muchas satisfacciones.

Seguimos navegando y llevaba un minnows en una línea, y un vinilo black minnows en la otra, los frenos flojitos y de repente música celestial. Sabia que un espetón no era ya que pegaba cabezadas y tiraba al fondo. Tras perder dos peces en similares circunstancias cerré un poco el freno y forcé un poco mas la situación para que no enrocara. Esta vez el pez lo tenia lejos del fondo, era cuestión de tiempo tenerlo en mis manos.

Que ilusión, un dentón!!! no de gran tamaño pero era otra especie la que capturábamos.

DSC01840

DSC01842

 

Nos quedaba poco tiempo ya que la tarde se echaba encima. Teníamos otros compromisos, aún así  nos quedo tiempo para hacer un par de pasadas por la zona cercana al puerto. Esta vez Juan tuvo dos ataques que le dejaron un gran sabor de boca.

Primeramente un pez aguja que le hizo disfrutar un buen rato. Buen tamaño para este tipo de pez…

DSC01837

Seguidamente un peque-espetón para despedir la jornada.

DSC01848

Acababan nuestras jornadas de pesca en el barquito. Disfrutamos muchísimo, pescamos con equipos ligeros buscando cualquier tipo de pez con ganas de comer nuestros peces o vinilos. El curricán costero nos dio buenos momentos de pesca con la tensión de oír los carretes gritar. El spinning desde costa me ofreció un par de amaneceres preciosos aunque me privó de una buena captura, pero … así es la pesca.

El mediterráneo con la gran variedad de peces me ha ofrecido unos días de pesca geniales, he probado los black minnows con buenos resultados, los cuales espero igualar en agua dulce y poder tocar alguna gran trucha.

Hasta pronto…

 

http://www.solotronic.es

Enlaces a esta entrada