.

El sábado pude compartir junto con Agustín y mi padre un bonito día de pesca en el mar Cantábrico. Partimos de Mutriku hacia el punto de pesca elegido, a unas 2 millas y unos 80 metros de profundidad para practicar dos modalidades, la pesca a fondo con sardina y calamar como cebos y jigging con Black Minnow 160 con cabezas offshore de 60 gr.

En la proa pescaron mi padre y Agustín. Con sus aparejos ya en el fondo, no tardaron en tener picadas y subir pescado de diferentes tamaños y variedades, sargos, choupas, pintarrojas, caballas o chicharros fueron los grandes protagonistas de la jornada para ellos.

DSC02671

IMG_20171118_153408

Mientras tanto yo en popa con mi caña de jigging pasaba la mañana rastreando el fondo lance tras lance, sintiendo el vinilo como si estaría a 5 metros para clavar. Los ataques se producían y era el momento de disfrutar. A esa profundidad te puede llevar grandes sorpresa y….

….unos bonitos arraingorris o perlón pude separar del fondo, unas peces especiales ya que hacia ya unas semanas que llevaba sin pescar y tener de nuevo peces en la mano es genial.

DSC02667

DSC02668

Aunque pasaba una preciosa mañana, desconectado y a la vez concentrado en mi línea, estaba viendo a dos maestros de la pesca desenvolverse y gozar como niños con sus capturas. Es increíble la pesca que a pesar de los años y con tantas experiencias como les sigue apasionando.

Volviendo a uno de mis lances, tuve una pequeña picada y clavé, pero seguidamente sentí un tirón y una resistencia, yo recogía pero no era una pez, me imagine lo que subía y efectivamente, el pulpo!!! Se había lanzado a una pequeña cabra que era la culpable de la picada y la verdad, no es la primera vez que me pasa.

IMG_20171118_124413

Y eso fue todo que no es poco en una mañana más que entretenida, con buen tiempo, buena mar y con la mejor de las compañías.

Hasta pronto…

Enlaces a esta entrada