El miércoles pasado me acerque a las rocas, tenia pensado salir el jueves o viernes pero el fuerte viento sur pronosticado para estos días me decanto por no elegir esto ultimo, y no se si acerté o no.

El caso es, que cuando vi el pedrero el golpe era fuerte y se quedaba muy pasado con apenas margen para poder trabajar el corcho.

Estuve probando un para de zonas, (30min en cada sitio), sin tocar nada, subía y miraba mis próximos posibles lances, ya que tenia la ilusión de no irme sin clavar nada.

DSC00649

Tras las series de olas, que venían muy seguidas, tenia poco tiempo para el lance, que lo efectuaba justo detrás de donde rompían, o eso intentaba.

En una de esas mini dejadas, mi primera picada. Clave con fuerza y pude comprobar que era de muy buen tamaño, tiraba mucho y me costo ver el corcho mas de lo normal. Con la ayuda de las olas lo acerque, pero también me perjudicaban a la hora de subirlo por la fuerza con la que golpeaban. Ya me decidí a subirlo y en el aire me partió el bajo, con la suerte de que cayo y quedo encajado entre dos rocas, tras el paso de una ola pude bajar y cogerlo, no me creía que aun siguiera ahí.

DSC00646

El premio ya lo tenia, pero había que seguir intentándolo en este mar tan bonito pero también tan complicado que me tocaba en ese día.

DSC00654

DSC00655

Seguía buscándolos a unos 20 o 25 metros de la orilla, con un fondo de unos 4 metros y 4 plomillos en el bajo de línea. Casi seguido de el otro, otra gran picada, y de nuevo una bonita batalla la que pude disfrutar. Lo pude subir sin problemas y el freendell del 0,22 aguanto perfectamente.

DSC00652

Había sacado dos sargos preciosos, con dos luchas de las que te hacen sentir muy muy bien. La pesca en las rocas es dura, y cuando clavas piezas así, aún lo es más. Todavía clave y saque otro, no del mismo calibre pero muy valido.

Me daba por satisfecho, las condiciones seguían igual o peor, ya que empezaba a bajar y un par de olas ya me habían mojado, recogí el equipo y para casita.

Una ultima foto en una playa cercana, la cual me sirvió para limpiar el pescado.

DSC00662

 

Hasta pronto…!!!!

Enlaces a esta entrada

 

Este domingo con previsiones de 2,4 metros y viento sur, pensábamos que el golpe no seria tan escaso como pudimos ver en plena costa.

Tras bajar al pedrero y con bajamar hasta las 10:30, el aspecto que teníamos no era muy alentador, aunque hemos pescado muchas veces y bien con condiciones similares. Por otro lado, los pescadores parece que tenemos esa intuición al ver el escenario al cual nos vamos a enfrentar ese día, lo analizamos y muchas veces nos decimos, hoy no pescamos nada, el otro día fue uno de esos.

DSC00613

Aun así todo compensa, una jornada aunque sea corta, el olor a mar, tener clavado pescado y disfrutar con el lance y un amanecer tan especial como el de la pesca.

DSC00614

Bueno aunque las picadas fueron escasas y las capturas también, los tres sargos que sacamos eran de buen porte. Con su fuerza y bravura al final del sedal, te pone en tensión  ver el corcho hundirse.

DSC00620 

También nos dieron un par de sustos dos salemas o salpas que sacamos. Tras sacar un sargo, la siguiente picada, compruebas como tira y tira hacia abajo con mucha potencia y te imaginas un buen perrón, pero nada de eso. A pesar de eso, no debemos menospreciar a este espárido que te hace pasar un buen rato.

DSC00622

Es esta secuencia vemos como nos pone a prueba al equipo y a nosotros mismos.

DSC00632

DSC00630

DSC00640

Viendo el panorama a las 12:00 recogimos. Unos amigos se quedaron por la tarde y pescaron unos cuantos, pero eran muchas horas y nuestra sensación era, que no iba a haber mejora.

Esperaremos que cambie la tendencia y consigamos una buena pesca el próximo día.

Hasta pronto….

Enlaces a esta entrada